Con moto, Álvaro Bautista es todavía mucho piloto

0 17

Álvaro Bautista demostró en el circuito australiano de Phillipp Island, donde firmó un brillantísimo cuarto puesto, que con la moto adecuada todavía puede, o podría, dar muchas tardes de gloria en la máxima categoría del motociclismo mundial que, salvo milagro, abandonará al término de la presente campaña camino de la superbike.

A lomos de una Ducati oficial y en sustitución de Jorge Lorenzo, el talaverano salió como un rayo de la decimocuarta posición de la parrilla de salida para, pocos giros después y en una remontada espectacular, incrustarse con valentía en un grupo de cabeza en el que, por momentos, llegó a rodar en segunda posición.

Ahí aguantó el tipo Bautista con tesón y maestría, hasta que un problema con el cambio de su improvisada montura le borró de la lucha por el podio y le relegó para siempre hasta una cuarta posición meritoria y brillante, pero que sabe a poco tras ver su pujanza sobre una pista en la que tan sólo fue superado por el ganador de la prueba, Maverick Viñales, y los otros dos ocupantes del cajón: los italianos Iannone y Dovizioso.

A falta tan sólo de dos pruebas para la finalización del Mundial, Bautista se sitúa undécimo, con 96 puntos, de una clasificación general que ya sentenció la semana pasada el marciano Marc Márquez, con su quinta corona en Moto GP, que no finalizó la prueba australiana al rodar por los suelos tras un choque con Zarco.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × cuatro =