La solución de Talavera está en las urnas

0 159

Imbuido, supongo, del ilusorio optimismo que ancestralmente circundan al bombo lotero navideño y sus correspondientes papeletas o pataletas, según dictamen de la diosa Fortuna cada 22 de diciembre, digo yo que el mejor y último destino de las muchas y justas reivindicaciones talaveranas sería el bombo electoral. Es decir, las benditas urnas. Como alternativa, advierto, a las cenizas en recipiente cerámico.

Unas urnas municipales que volverán a abrirse en canal el 26 de mayo de 2019 para que la ciudanía vote o rebote a los representantes y candidatos de los partidos políticos que aspiran a obtener mando en plaza, del Pan para hoy y hambre para mañana en nuestro caso y coso.

Una ocasión única, se me antoja, para que el descontento social mostrado a gritos y en la calle por miles de talaveranos en las últimas manifestaciones de protesta convocadas, se plasme vía urnas en votos contantes y sonantes para que nuestras papeletas electorales no desemboquen en esas pataletas sociales que actualmente nos ocupan, debido fundamentalmente a la vergonzante pachorra de los encargados de solucionar, o paliar, la denigrante situación laboral, económica, industrial y tal y tal de la ciudad en sí.

Como recomendación e información al respecto, es menester recordar y constatar que los representantes de los partidos antes históricos y ahora histriónicos que parten y reparten alternativamente la pana en el panorama nacional y regional, solos o en compañía de otros, se vienen dedicando mayormente a tapar con alucinante descaro las vergüenzas de sus inmediatos superiores. O, cuando toca opositar, hurgar hasta en los desconchones de los pasos de peatones para desacreditar al gobierno de turno, aparcando también ‘sine die’ el interés por los verdaderos asuntos capitales de la ciudad.

Una ya estomagante dinámica que, por cierto, también ha acabado afectando a nosotros mismos, los medios de comunicación, cada día más agresivos en la defensa del financiador de turno, despotricando sin rubor contra el resto de cabeceras y, manda huevos, erigiéndose en únicos portadores de la verdad y consiguiente ética profesional. Pero eso, compañeros todos, es harina de otro costal.

El caso es que está más claro que el agua que nos siguen robando que Talavera necesita hacer ‘tabula rasa’ en sus tradicionales y frustradas vías de representación política y, por consiguiente, desterrar el mando a distancia gubernamental que nos viene programando, desprogramando más bien, y entregar el power a manos amigas, a representantes cercanos y únicamente preocupados por el desatasque definitivo de la ciudad y no por el de su propia situación personal, laboral o social.

Gente, que la hay, sin ataduras ni por arriba ni por abajo, con la suficiente independencia como para no lamer el culo a nadie y, sobre todo, con la honestidad necesaria para no mentir con tanto descaro, al menos, a esa ciudadanía harta ya de estar harta.Por probar, visto lo no visto, más que nada.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

15 + 18 =